ESPECIES OBJETIVO DE ESTE VIAJE

Barnacla cariblanca, barnacla cuellirroja, barnacla carinegra, ánsar campestre, ánsar chico, ánsar careto grande, serreta mediana, serreta chica, serreta grande, avetoro común, somormujo cuellirrojo, zampullín cuellirrojo, cisne chico, cisne cantor, cisne vulgar, colimbo chico, pato havelda, porrón osculado, porrón bastardo, eider común, busardo calzado, perdiz pardilla, búho campestre, alcaudón real norteño, correlimos oscuro, ampelis, zorzal real, pinzón real, escribano nival...

También podríamos ver mamíferos como la foca gris o el castor.


PRECIO DEL VIAJE A HOLANDA

Por persona (en habitación doble):
990 €
Suplemento individual 160 €

Tamaño del grupo: Min. 12 - Max. 14 viajeros + 2 guías


El precio incluye:

- Vuelos Madrid - Amsterdam - Madrid
(Con la compañía aérea KLM)


- 4 noches de alojamiento en hoteles según itinerario o de igual categoría

- Régimen de media pensión (4 cenas y 4 desayunos)

- Servicios de guías ornitológicos profesionales: Santi Villa y James Lidster

- Transporte terrestre en vehículos de 9 plazas conducidos por los guías

- Seguro de viaje y accidentes

- Listado de aves invernantes en Holanda

- Traslados en ferry de ida y vuelta a la isla de Texel

- IVA


Qué no está incluído:

- Cualquier bebida durante las cenas

- Comidas del mediodía

- Todo gasto de naturaleza personal como servicio de lavandería, llamadas telefónicas, minibar en hoteles, etc...

¡RESERVA TU PLAZA AQUÍ!

Spainbirds Nature Tours es una agencia de viajes registrada en la Comunidad de Madrid con número CICMA 2517, lo que garantiza la máxima protección al viajero y nos permite operar bajo el amparo y la regulación existente acerca de viajes combinados.





HOLANDA EN INVIERNO

4 - 8 Enero 2017


Día 1 / 4 Enero

Llegada a primera hora de la mañana a Amsterdam en vuelo directo procedente de Madrid, donde nos encontraremos con nuestro guía local James (quien habla inglés y holandés pero no español). Acto seguido nos acomodaremos en nuestros vehículos de 9 plazas para comenzar nuestro viaje. Dependiendo de la climatología y la concentración de aves de esos días visitaremos diferentes lugares para observar ánsares y cisnes de camino a nuestro hotel. Alojamiento y cena en el coqueto Hotel Duintzich, situado en la localidad de Ouddorp.

Días 2, 3 y 4 / 5, 6 y 7 Enero

Los lugares que visitemos los primeros días de viaje dependerán en gran medida de los movimientos y preferencias de las aves a la hora de buscar alimento, puesto que puede variar de año en año. La experiencia local de James será crucial para elegir aquellos lugares a priori más propicios para detectar grandes bandos de gansos, cisnes y otras acuáticas. También estaremos, por supuesto, condicionados por la climatología que tengamos en esas fechas. Uno de los lugares que conoceremos a buen seguro será el Parque Natural de Biesbosch, donde podríamos ver castores además de tratar de localizar cisne chico, cisne cantor, pigargo europeo y con algo de suerte serreta chica. La segunda noche de alojamiento será también en el Hotel Duintzich.

Entre las especies más comunes de esta parte del país destacan el ánsar careto grande y la barnacla cariblanca, las cuales llegan a concentrarse en decenas de miles de indivíduos creando un espectáculo natural sin comparación en el continente europeo. En lugares como Brouwersdam y Zeeland, los ánsares campestres también pueden llegar a ser numerosos, al igual que su pariente cercano el ánsar común, a cuya población nidificante se unen miles de congéneres procedentes de otras regiones de Europa.

Escudriñando con nuestros telescopios los bandos de gansos siempre existe la posibilidad de localizar alguna de las escasas barnaclas cuellirrojas que invernan en Holanda, e incluso algún pequeño grupo de ánsar chico. Éstos últimos proceden principalmente del programa de reintroducción que se lleva a cabo en Suecia, y que pretende educar a estas aves para que utilicen rutas migratorias alternativas para poder así, evitar a los cazadores del Este.

En cualquier punto a lo largo de la costa podríamos tropezarnos con barnaclas carinegras de las dos subespecies, bernicla (aves procedentes de Rusia) y hrota (Svalvard y Groenlandia), e incluso de la rara subespecie nigricans, procedente de Norte América. Mientras, en los bandos de gaviotas siempre puede aparecer alguna especie poco habitual en Holanda como la gaviota cáspica o la cabecinegra.

Dependiendo en parte de la dureza del invierno y la cantidad de nieve y hielo presente en algunas regiones, esperamos disfrutar con grandes concentraciones de anátidas como ánades silbones, rabudos, porrones moñudos y negrones comunes. La espectacular y delicada serreta chica será también uno de nuestros objetivos, al igual que sus hermanas mayores, las serretas mediana y grande. Entre los patos marinos destaca la presencia de havelda, porrón osculado y negrón especulado, así como colimbos chicos y los zampullines cuellirrojo y cuellinegro.

En cuanto a los limícolas, la mayor parte habrán migrado a zonas más templadas del Suroeste, sin embargo, especies como el archibebe oscuro, el combatiente, la avoceta, y sobre todo, el correlimos oscuro, podrían ser registrados durante nuestro viaje.

En los últimos años, varias parejas de pigargo europeo han comenzado a nidificar en Holanda, pasando parte del invierno aterrorizando, literalmente, a gansos y patos. De hecho, las anátidas más pequeñas rara vez pueden descansar del ataque de halcones peregrinos, azores y de los escasos ratoneros calzados que aquí se dan cita para invernar.

Entre otras rapaces cabe destacar la presencia habitual de aguiluchos pálidos y esmerejones. Y si el tiempo no acompaña siempre tendremos oportunidad de visitar algún restaurante local y reconfortarnos con las típicas tartas de manzana y chocolate caliente, para luego volver a la acción bajo el aire frío del invierno holandés.

Las aves acuáticas serán ciertamente las protagonistas en nuestro viaje, pero no podemos pasar por alto la presencia de aves forestales como el picamaderos negro, el pico menor, el búho chico, el alcaudón norteño, el pinzón real o el carbonero sibilino, por mencionar algunas de las más interesantes. También podrían presentarse en cualquier momento, y de forma inesperada escribanos nivales, avetoros, bigotudos y alondras cornudas, o quizás una invasión invernal (nada extraña) de ampelis europeo.

El broche de oro a nuestro viaje será la visita a la isla de Texel, sinónimo de una de las mayores concentraciones de aves del viejo continente donde se dan cita cada año grandes bandos de barnaclas carinegras y cariblancas, chorlitos dorados y donde existe siempre a posibilidad de que algún búho nival despistado decida pasar aquí el invierno o simplemente unos días. Es además, el mejor lugar para observar barnacla cuellirroja. Las dos noches en Texel las pasaremos en el Boutique Hotel Texel.

En definitiva, habrá que dar margen a los cambios de plan en nuestro itinerario puesto que lo prioritario en este viaje no es tanto visitar lugares como conocer de primera mano la increíble invernada de aves que se sedimentan en la costa y prados del interior de Holanda. Además siempre podríamos disfrutar de la presencia de alguna rareza que motivara (no en esencia) a realizar pequeños cambios en nuestra ruta.

Día 5 / 8 de enero

Una vez crucemos de Texel a la Holanda continental aún tendremos tiempo en nuestro último día de buscar nuevas especies que no hayan sido observadas en días anteriores, visitando por ejemplo, lugares como Oudeland van Strijen. A primera hora de la tarde regresaremos por carretera al aeropuerto de Schiphol, Amsterdan, con tiempo suficiente para facturar nuestro equipaje y despedirnos de James después de un divertido viaje por tierras holandesas.

Si quieres ver las fotos y leer el resumen de nuestro viaje de 2014 pincha AQUÍ

Este itinerario podría sufrir alteraciones por parte de los guías atendiendo a causas meteorológicas o meras razones organizativas


    PARA VER CONDICIONES DE RESERVA, HORARIOS DE VUELOS E ITINERARIO EN FORMATO DE FÁCIL IMPRESIÓN TAN SÓLO TIENES QUE PINCHAR
    AQUÍ